Sistema de promoción regional TTvT

Ingeniería de Producto

Podemos definir ingeniería de producto a la tarea que acompaña la idea, el nacimiento, desarrollo, crecimiento, mantenimiento, de un producto o servicio o de una combinación de productos y servicios integrados, generando todas las acciones necesarias para mantenerlo vivo y en crecimiento ante las amenazas y oportunidades del mercado - (definición propia).

El Ingeniero de producto es un generalita encargado de generar, desarrollar y testear continuamente productos y/o servicios, es un proponente permanente que busca la integración de los diversos actores tras el logro de un proceso sinérgico, alineando potencialidades e intereses.

Es difícil comprender la necesidad de generación de este concepto si no lo vemos a la luz de las necesidades actuales de las pequeñas empresas.

 

Es común que la ingeniería de producto genere nuevos productos y servicios a través de acuerdos informales, flexibles con otras empresas, con los clientes o proveedores que tienden a maximizar los resultados de las líneas preexistentes en las empresas, en mano de los propietarios y su equipo, maximizando el aprovechamiento del capital de la empresa, fundamentalmente del capital humano, normalmente el mayor capital de una micro o pyme.

Evolución de la idea

La palabra Ingeniería se ha vinculado a la aplicación de los desarrollos de la ciencia, especialmente la física y la matemática, en la concreción de elementos tangibles, inicialmente las grandes obras para alcanzar luego todo elementos de la vida cotidiana.

Con el tiempo muchas aplicaciones, que no generan elementos tangibles, comienzan a denominarse ingeniería, Ingeniería Financiera, Ingeniería Social, Ingeniería Tributaria….

Las grandes estructuras empresariales han generado infinitas divisiones en las tareas que van desde el diseño del elemento, el diseño del proceso de fabricación, matricería, maquinaria.

los análisis de mercado, niveles de inversión, amortizaciones, el marketing, la logística... cada paso de este proceso podríamos denominarlo como una especialidad abarcada por una Ingeniería, … cuando algo no anda bien se hace reingeniería … frente a un nuevo producto de la competencia aplican Ingeniería Inversa para saber con qué y como está fabricado y los mercados a que apunta.

Las pequeñas empresas tienen distintas potencialidades y limitantes que las grandes empresas. La forma de encarar las oportunidades y amenazas del mercado también son distintas. Esto nos lleva a pensar en un tipo de profesional adecuado para dichas empresas.

Esto no es tan nuevo conceptualmente, si es incipiente en sus aplicaciones.

Contribuyen al desarrollo de estas idas conceptos como:

» Inteligencia emocional
» Pensamiento lateral
» Análisis sinérgico de los sistemas y organizaciones
» Estructuras en red
» Desarrollo territorial

La idea del desarrollo territorial privilegia la interacción entre las Capacidades Humanas y las Potencialidades del Territorio al aporte de capitales externos (no los descarta), basando el desarrollo en el hombre y su entorno, con la mirada puesta en las oportunidades globales.

(Esta idea es trasladable a una empresa, sus clientes, proveedores, competidores, actividades complementarias).

Desde este conjunto de conceptos surge la necesidad de profesionales generalistas que abarcan la interacción entre actividades – horizontal- que complementa la acción de los especialistas que actúan en la profundidad del conocimiento de un área específica - vertical -.

 

 

En el tiempo este tipo de profesional será requerido por organizaciones empresariales, sociales, políticas …, independientemente de su tamaño.